California enfrenta una grave crisis en la educación pública.  Los estudios muestran que una gran mayoría de nuestras escuelas se están desempeñando a un nivel inferior al esperado y que las comunidades menos privilegiadas cuando se trata de recibir, son las que sufren las consecuencias de esta crisis.  Esta es la razón por la cual Families In Schools (FIS) apoya la Formula Local de Financiación y Control (LCFF por sus siglas en inglés) – que es la nueva manera que California está subsidiando las escuelas públicas.  LCFF incrementa los fondos de todos los distritos  (con el tiempo) con recursos adicionales para estudiantes de familias de bajos ingresos, estudiantes del idioma inglés y jóvenes en familias de crianza.  Elimina la cinta roja burocrática que atasca el dinero enviado a los distritos escolares locales y aumenta la flexibilidad local de los recursos dando más opciones a los distritos escolares locales sobre cómo utilizar mejor los fondos.

Pero la promesa de LCFF –  de mejorar el éxito del estudiante depende de un componente muy importante: La Participación de los Padres.

El cambio de control y autoridad al nivel local, necesita ir acompañado por una fuerte estructura de responsabilidad que pueda garantizar que las escuelas usen los fondos de manera eficiente y eficaz, en representación de las familias y estudiantes que tienen la intención de servir.  De hecho, cualquier sistema de responsabilidad en una nación democrática como los Estados Unidos, sólo puede estar en las manos de las familias que el sistema escolar está diseñado a apoyar.

Desafortunadamente, los componentes básicos de la participación efectiva de los padres, están ausentes en la mayoría de escuelas de todo el estado.  Esto es particularmente cierto en las comunidades de inmigrantes y de bajos recursos, donde obstáculos tales como el idioma, la falta de flexibilidad en el trabajo, las limitaciones financieras y el limitado conocimiento del sistema escolar, son a menudo vistos por las escuelas como excusa para culpar a los padres en vez de razones para que participen de manera efectiva.

El desarrollo de una fuerte estructura de participación de los padres, requiere que los distritos escolares empoderen a las familias como agentes de responsabilidad y éxito estudiantil al:

  • Darles a las familias información precisa a tiempo, que se pueda llevar a cabo para apoyar el aprendizaje en el hogar y en la escuela;
  • Apoyar a las familias para que aboguen por las necesidades de sus hijos;
  • Capacitar a las familias a tomar decisiones en el mejor interés de sus hijos; y
  • Proporcionar oportunidades de liderazgo y capacitación para que las familias estén equipadas para supervisar el rendimiento de la escuela; y
  • Capacitar al personal escolar y asignar recursos para atraer proactivamente la participación de las familias.

Esta es la razón por la que FIS ha tomado la estratégica decisión de enfocarse en la Formula Local de Financiación y Control (LCFF) como prioridad de abogacía durante los próximos dos años.  Si bien sabemos que la implementación de esta nueva norma se llevará a cabo durante los próximos ocho años, también sabemos que los próximos 24 meses serán críticos para garantizar que el verdadero propósito de la Formula Local de Financiación y Control (LCFF) se lleve a cabo.  Nuestros esfuerzos se enfocarán en garantizar que las escuelas – especialmente aquellas que principalmente se encuentran en comunidades de bajos ingresos – sean responsables de involucrar eficazmente a las familias.  Tanto las familias como las escuelas, tienen la responsabilidad de desarrollar una fuerte alianza entre los padres y las escuelas para lograr que el estudiante sea exitoso.  Y, las escuelas como instituciones financiadas con fondos públicos, y administradoras y curadoras de la información que las familias necesitan, tienen el deber adicional de apoyar más activamente el aprendizaje de sus hijos.

Únase a nosotros en este movimiento para lograr que las escuelas sean más acogedoras para las familias, la manera de hacerlo es manteniéndose conectado a nuestro trabajo a través de nuestras redes sociales y cuando sea posible participe en nuestras encuestas, compromisos y otras iniciativas de abogacía para exigir una educación pública de calidad para todas las familias.